Inicio / Gastronomía / La gastronomía de Otoño en Cangas de Onís
El LLugar
gastronomiaotonio

La gastronomía de Otoño en Cangas de Onís

Los sabores de otoño en Asturias
Cuando las hojas de los árboles comienzan a pintarse con los colores cálidos de otoño y el aire se vuelve más fresca, la cocina asturiana se muestra gloriosa en la mesas de Cangas de Onís y de toda Asturias dejando paso a una gastronomía más contundentes acordes con la época.

La cocina de esta temporada se compone de platos cuyo ingredientes principales son las castañas, la caza, las setas, el quesos, la matanza, los frutos del campo y de la sidra.

En esta temporada los platos de caza, el amaguestu, la fabada, lo quesos triunfan gracias a lo sus sabores con mucho cuerpo que calientan el espíritu de los comensales mientras que la temperatura externa comienza a ponerse tiesa.
Los platos de caza
Las carnes de caza son casi siempre carnes rojas de altísima consistencia y baja en grasa total, pero muy subidas de toques aromáticos y de sabor potente. A menudo, las elaboraciones de jabalí, venado, corzo o rebeco empiezan con la maceración que dura por lo menos durante 24 horas ante de cocinarla: esto, le quita el sabor de carne más salvaje y le da una textura más suaves.
El Amaguestu

Amaguestu-en-Asturias
Durante los meses del otoño es también muy popular el amaguestu, lo que es una celebración llena del tradicional folclore de la tierra de Asturias, donde se asan las castañas y se bebe la sidra dulce hecha con la manzanas.

La fabada

La forma de cocinar este plato es simple, aunque no fácil. De echo, tiene una metodología de cocción precisa que se transmite a través de los años. Es típicamente elaborada con alubias blancas, chorizo y morcilla asturiana y cerdo y es famosa tanto por su bondad, tanto por su alto contenido de calorías y grasa!

Los quesos

Los quesos de Asturias son una fortaleza de la cocina asturiana de otoño. En particular, en Cangas de Onís hay el queso Gamoneu, lo que tiene un sabor suave de humo y ligeramente picante, en boca evoluciona mantecoso, con regusto persistente a avellana. El aroma es penetrante y aumenta según la maduración. Se coma en platos de degustación o se encuentra muy fácilmente en otras recetas asturianas.

Muy importantes son también los deliciosos y tentadores postres asturianos que invaden las comidas de otoño: teresitas, buñuelos, arroz con leche, frisuelos o huesos de santo así como peras y manzanas asadas o la compota. Al final de la gastronomía de Asturias es todo un vórtice de dulzor.

El LLugar

Acerca de Lo mejor de Cangas de Onís

Compruebe también

fabada

La Fabada

Este es otro plato típico de la siempre sorprendente cocina asturiana. Su popularidad es tal, …

Un comentario

  1. Cati Azorín Terol

    Voy en julio a drisfrutar de esos paisajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *